La nube es hasta un 98% más eco-friendly que las implementaciones on premise

Los beneficios de la nube son bien conocidos entre aquellas personas que tienen algún tipo de interacción con la industria de las TI. Menores costos, menores riesgos de inversión, mayor disponibilidad y menor time to market son solo algunos de los aspectos que han puesto a la nube como una de las grandes tendencias tecnológicas de la última década. Sin embargo, muy poco se ha debatido aún sobre el impacto que la nube puede tener en el medio ambiente, sobre todo en contraposición con las tradicionales implementaciones on premise.

Afortunadamente, Microsoft y WSP llevaron adelante un investigación en el año 2018 que permitió echar luz sobre la temática. Esta investigación contó además con la supervisión metodológica de expertos de la Universidad de Stanford.

En el estudio, denominado «The Carbon Benefits of Cloud Computing: a Study of the Microsoft Cloud«, se realizó un abordaje integral de la temática, incluyendo tópicos como extracción de materias primas y montaje de equipos, transporte de los equipos, consumo de energía y tratamiento y eliminación del equipo al final de su vida útil.

El estudio concluyó que la nube de Microsoft es hasta un 93% más eficiente en energía y puede generar hasta un 98% menos de emisiones de carbono que los centros de datos tradicionales. Aunque la eficiencia y las mejoras en las emisiones de carbono varían según el servicio que se evalúa, la investigación encontró una mejora significativa en eficiencia energética y una notoria reducción de las emisiones de carbono en todos los casos considerados.

Esos ahorros se atribuyeron a cuatro factores clave:

  • Eficiencia operativa de TI: los servicios comerciales en la nube pueden operar con mayor eficiencia que las implementaciones locales más pequeñas gracias al aprovisionamiento dinámico a gran escala y la arquitectura multitenant.
  • Eficiencia del equipamiento: Microsoft adapta sus componentes de hardware a gran escala para encontrar las formas más eficientes de satisfacer las necesidades específicas de sus servicios.
  • Eficiencia de la infraestructura del centro de datos: las tecnologías avanzadas aplicadas reducen significativamente los requisitos de electricidad para iluminación, refrigeración y acondicionamiento de energía.
  • Energía renovable: la demanda de electricidad consolidada crea el potencial para compras a gran escala de energía verde que de otra manera serían inviables.

Desde Bankingly reafirmamos nuestro compromiso por un camino hacia la inclusión financiera que respete nuestro entorno, nuestras comunidades y el medio ambiente. Trabajar con proveedores y partners que comparten esta visión es clave para seguir transitando ese camino. En ese contexto, desde nuestra concepción como empresa tecnológica operamos en Microsoft Azure, por lo que nos complace que un partner tan cercano e importante pueda mostrar estos resultados.

Si desean conocer más, pueden descargar el informe completo aquí.