El desarrollo de microfinanzas a través de las tecnologías

Actualmente, más de 2.000 millones de personas en el mundo no tienen acceso a servicios financieros formales, la mayoría de ellos vive en países en desarrollo. No obstante, las instituciones de microfinanzas son las que hoy más fomentan el cierre de esa brecha, facilitando el acceso a productos y servicios financieros.

Según el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), estas instituciones son las que han prestado alrededor de US$12.000 millones a más de 10 millones de clientes de bajos ingresos. No obstante, la ola de la tecnología está teniendo un impacto grande en la manera en la que las personas se relacionan, su acceso a los productos y servicios. Este tipo de innovaciones puede potenciar el alcance y las ganancias de las instituciones de microfinanzas sin comprometer las cualidades que las hacen lo que son.

 

Trato personalizado como valor agregado

Las instituciones de microfinanzas consideran el trato personalizado que proveen a sus clientes como un valor clave en la esencia de lo que representan. Y es que en general, el tipo de clientes de estas entidades financieras no suele tener historial crediticio, bienes que puedan colocar como colateral, registros de sus actividades laborales, etc.

A nivel sociocultural, muchos de sus clientes tienen un nivel de educación básico y una alfabetización limitada, además de muy poca experiencia con servicios financieros. Otro motivo para estimular el trato personalizado es la necesidad los clientes de generar un lazo emocional con el representante de la institución. Este valor agregado que proveen las instituciones de microfinanzas muchas veces es escaso en las instituciones de mayor porte.

 

Cómo adoptar las herramientas digitales en microfinanzas

El uso de la tecnología no tiene por qué ir en contra del trato humano y personalizado. Por el contrario, las herramientas tecnológicas adecuadas pueden liberar tiempo valioso del proceso, potenciando la interacción con los clientes y generando nuevos puntos de contacto, acercando a las instituciones de microfinanzasa nuevos clientes.

Los funcionarios de las instituciones financieras pueden utilizar aplicaciones móviles para registrar los datos de los usuarios de forma más rápida, ahorrándole al cliente la necesidad de completar decenas de formularios. El tiempo que se ahorra automatizando estos procesos puede mejorar el nivel de interacción e incluso brinda la posibilidad de ofrecerle al cliente otros servicios que requieren de una interacción humana mayor como cursos de educación financiera o una consultoría financiera especializada.

Para adoptar adecuadamente herramientas tecnológicas, es importante que las instituciones de microfinanzas sigan una serie de pasos:

 

1. Definir las prioridades y objetivos

Invertir en tecnología sin saber exactamente en qué áreas hacerlo es simplemente una pérdida de tiempo. Las soluciones digitales pueden reducir gastos operativos, ampliar el alcance a potenciales clientes y mejorar la experiencia del usuario, pero para eso es importante definir objetivos claros que se buscan alcanzar para luego encontrar la herramienta ideal.

 

2. Invertir en una solución tecnológica flexible

Los sistemas tecnológicos pueden generar grandes costos, pero cuando son utilizados de la manera correcta, pueden hacer a la institución más eficiente. Encontrar una plataforma flexible, que se pueda integrar con otras permite que las empresas crezcan y se desarrollen.

 

3. Digitalizar los datos

Muchas instituciones de microfinanzas todavía tienen archivos en papel y si bien la digitalización puede ser extremadamente útil, digitalizar cientos de archivos puede ser abrumador. Por eso, en lugar de digitalizar lo anterior, es mejor adoptar sistemas que permitan captar datos de ese momento en adelante.

Si bien muchas entidades han optado por recurrir a las redes sociales como herramienta para establecer un historial crediticio, es más conveniente empezar por definir un sistema interno de recolección de datos. Muchas veces sus propios datos pueden develar características de sus clientes que no conocían, facilitando la comprensión del impacto de los créditos en sus vidas.

Para continuar creciendo y atendiendo a las necesidades de sus clientes sin perder dinero en el proceso, las instituciones de microfinanzas necesitan aceptar e incorporar las nuevas tecnologías. Sin dudas esta relación puede ser mucho más fructífera de lo que puede parecer en una primera instancia.