Dinero electrónico, el futuro de América Latina

A diferencia del dinero electrónico, el dinero en efectivo tiene un costo mucho más elevado. Es necesario imprimirlo, almacenarlo y distribuirlo en camiones blindados para asegurar que llegue a destino de forma segura. Es precisamente esta serie de problemáticas las que hoy impulsan a países como Suecia o Dinamarca a pasar al dinero electrónico. Pero, ¿este cambio presenta algún beneficio para las instituciones financieras?

 

Beneficios del dinero electrónico

Existen muchos beneficios de la transición hacia el dinero virtual:

  • Las transacciones son más rápidas y seguras. En la mayoría de los países de tercer mundo, el número de personas que tiene un celular es notoriamente más alto que el número de personas con cuentas bancarias. Ir hasta un banco puede ser caro, especialmente en las zonas rurales. A través del dinero electrónico,los bancos están más próximos.
  • El acceso a pagos electrónicos facilita el acceso a más servicios. El acceso a servicios de pago electrónico tiene el potencial de abrir otras puertas a otros servicios para mejorar la vida de un individuo y la de su familia, desde créditos para pequeñas empresas y seguros de vivienda hasta la posibilidad de ahorrar dinero en un lugar seguro.
  • Fortalece la economía. El sector informal es economías tercermundistas alcanza hasta el 42% del Producto Bruto Interno (PBI). Al virar estas transacciones de negocios desde el efectivo a la banca electrónica, la evasión de impuestos se vuelve cada vez más difícil. Tomando como ejemplo a Perú, según indica el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), si en los próximos cuatro años este país es capaz de aumentar sus pagos electrónicos en un 30%, el PBI aumentaría un 2,4%.
  • Promueve la igualdad de género. En muchas economías, las mujeres son quienes cuidan a los niños y administran los recursos del hogar. Los servicios financieros digitales simplifican el proceso presupuestario y simplifican el proceso de pagos de servicios, ahorrando mucho tiempo. Según indica el Instituto Global McKinsey, al eliminar los obstáculos que evitan que las mujeres puedan participar y producir al mismo nivel que los hombros, el PBI global aumentaría en 28.000 millones de dólares.

 

¿Existen beneficios para las instituciones financieras?

En los últimos 10 años, la adopción del dinero electrónicoha crecido exponencialmente. En los últimos años, la noción de que esta modalidad compite con las instituciones financieras se ha debilitado a partir de la nueva evidencia. A raíz de ello, muchos bancos han desarrollado su propia gama de productos financieros.

El dinero electrónico presenta oportunidades muy lucrativas para la industria bancaria. MarketsandMarkets estima que este mercado mundial crecerá de 1.234 millones de dólares en 2014 a 7.800 millones de dólares para 2019. Además, GSMA ha revelado que el dinero electrónico ha logrado llegar a más de 411 millones de personas en el mundo y se encuentra disponible en el 85% de los países, en los que la mayoría de la población no cuenta con acceso a instituciones financieras.

Solo en diciembre de 2015 se completaron más de 100 millones de transacciones. A través de este sistema, los bancos pueden acceder a casi el 30% de la población que hoy no tienen una cuenta bancaria. Por tanto, es esencial que forme parte de su estrategia. Solo es necesario encontrar la manera de integrar esta tecnología a los servicios y canales que ya existen.

La clave para los bancos está en comenzar a considerar nuevos e innovadores modelos de colaboración entre instituciones, una fase en la que la innovación es imperativa.

Los bancos pueden beneficiarse con el dinero electrónico porque los operadores de dinero virtual y los agentes necesitan a los bancos para hacer depósitos. Este dinero puede prestarse para aumentar el margen de rentabilidad de los intereses asociados a esos créditos. La tecnología permite a los bancos aumentar sus reservas y potenciar su habilidad de proveer créditos.

El proceso va a ser lento, ya que hoy en día en América Latina el 91% de las operaciones de consumo se pagan en efectivo, asegura el estudio del Instituto de Coordenadas de Gobernanza y Economía Aplicada publicado en 2017. No obstante, dado que las instituciones cuentan con el alcance, el acceso a los fondos y a los datos, los bancos tienen la posición para desarrollar las redes interoperables de dinero electrónico que beneficia a cada jugador dentro del ecosistema.

Es el momento en que las instituciones financieras necesitan encontrar nuevas formas de trabajar con agentes, proveedores de tecnologías móviles y comerciantes.