¿Cómo utilizar productivamente la información generada por canales digitales?

Aproximadamente 6 de cada 10 usuarios está dispuesto a ceder información personal a los bancos a cambio de productos y servicios más convenientes, asegura el nuevo estudio de Accenture. Pero, ¿cómo pueden los bancos adaptar sus servicios y productos a las necesidades del usuario y asegurarle una experiencia más satisfactoria en sus plataformas de banca electrónica? El secreto está en la recolección de datos.

El poder para descubrir e incluso prever cómo actuará un cliente a la hora de decidir sobre un producto o servicio, sobre cómo invertir su dinero o la mejor forma de ahorrar, está en los datos. No todos los datos inciden directamente en la rentabilidad de las entidades financieras, pero prácticamente todo dato recolectado revela una o más claves para comprender las conductas de los clientes, se trate de datos recabados por la plataforma de banca electrónica o por datos de terceros (redes sociales, búsquedas relacionadas en los navegadores).

 

Cómo utilizar los datos recolectados

Mediante una constante actualización de la base de datos y un análisis continuo de la información, los bancos y cooperativas de ahorro pueden mejorar sustancialmente su negocio. El análisis de datos permite:

 

Segmentar consumidores

Las empresas fintech se centran en el cliente y por tanto, se interesan mucho en los clientes a partir de su edad, género, comportamiento en internet, nivel socioeconómico y coordenadas geográficas.

Además, pueden fácilmente analizar los hábitos de consumo de los individuos, desarrollando servicios y productos financieros alternativos para adaptarse a las necesidades y las demandas de cada segmento de consumidores. Además, es posible identificar a los clientes más valiosos para la organización.

A través de la segmentación es posible propulsar los niveles de satisfacción de los clientes, dado que, como lo evidencia el estudio de Accenture, todos ellos buscan ofertas y productos personalizados, adaptados a sus intereses.

 

Ofrecer servicios personalizados

Los servicios personalizados son una de las más potentes herramientas de marketing y una que la industria del fintech cada vez controla mejor. La necesidad de crear paquetes de servicios y productos personalizados y flexibles no solo deriva de la necesidad expresada por los usuarios sino además del aumento de la competitividad entre las empresas, haciendo que sea cada vez más difícil destacarse.

 

Detectar más eficientemente el fraude

Otro gran beneficio de usar Big Data en la industria financiera son las posibilidades de detectar el fraude más rápidamente y minimizar el riesgo que supone. La banca electrónica y las transacciones a través de la web hacen a los clientes y a las empresas más susceptibles a los fraudes (especialmente cuando los datos no se registran o almacenan de forma segura).

Mediante la recolección de datos, las entidades financieras no solo conocen los hábitos de consumo de sus clientes, sino además sus patrones de conducta. Gracias a ello, ante cualquier movimiento inusual que se produzca en la cuenta de alguno de sus clientes, la organización puede contactarlo rápidamente y consultar o informar acerca de esa transacción sospechosa.

 

Perfeccionar la gestión de riesgos

La gestión de riesgos es clave para toda industria y es precisamente a través del análisis de datos que la industria financiera puede identificar inversiones demasiado riesgosas o individuos con los que conviene no hacer negocios.

Si bien el Big Data no puede prevenir completamente estos riesgos, sí puede ayudar a identificarlo cuando todavía no ha causado daños mayores y evitar que lo haga, como también puede ayudar a crear programas y estrategias personalizadas para evaluar esos potenciales riesgos y minimizarlos.

 

Mejorar la capacidad de cumplimiento de normas y regulaciones

A diferencia de otras industrias, en la industria financiera las normas y regulaciones a las que deben apegarse las empresas son muy específicas y estrictas, haciendo que las auditorías y los controles de seguridad se conviertan en actividades cotidianas. Mediante la integración de programas de análisis de datos a sus sistemas, las empresas pueden ser más precisas en la medición y saber cuándo las regulaciones no son seguidas al pie de la letra.

Hoy en día, es indispensable que las empresas financieras sean capaces de realizar la recolección de datos, pero fundamentalmente, lo que hacen con esa información es lo que va a garantizarles la relevancia, la capacidad de competir con las demás empresas de la industria y su habilidad para satisfacer las necesidades de sus clientes.