Colaboración + Shared Economy = Gateway para Fintech

“No es una cuestión de ‘empresas de fintech o bancos’, es cómo servir mejor a los clientes actuales y futuros; es Fintech + Bancos + otros varios Players en colaboración”. – Martin Naor

Al momento de leer los medios de comunicación del mundo fintech, parecería que nos encontramos en plena guerra entre los Bancos y las Startups para pelear el puesto de líder de la industria financiera del futuro.
Creemos que la respuesta no es ‘unos u otros’, sino que ambos mundos deben trabajar juntos para servir las necesidades – cada vez más complejas y dispersas – de varias generaciones de clientes que conviven con niveles muy variados de relación con las instituciones financieras y con la tecnología.
En el pasado los clientes buscaban un Banco para toda su vida y cubrían con él todas sus necesidades financieras; hoy en día el paradigma cambió: éstos son clientes de varias instituciones a la vez, donde los factores principales son la calidad y la simplicidad, con el objetivo de satisfacer cada requisito a través de la institución que plantee la mejor solución.
Además de Startups y Bancos, estamos convencidos que los requerimientos de los clientes serán atendidos por un conjunto cada vez más variado de proveedores, donde las empresas de telecomunicaciones y los retailers (online y offline), entre otros, van a tener un rol fundamental.

“Una parte sustancial de la inclusión financiera pasa por acercar a los miles de millones de personas que están fuera del sistema financiero formal, a un sistema que les agregue valor y mejore la vida.”

El dinero electrónico es un claro ejemplo donde – para que el escenario tenga sentido – se requiere un cambio cultural y se necesita de la participación de varios proveedores. Los usuarios necesitan algunas opciones de “cash-in” y “cash-out”, así como utilización electrónica de su dinero (compras online).
De aquí surge la pregunta: ‘¿qué es este cambio cultural que tanto se menciona?’. La respuesta es que una porción grande de las poblaciones al día de hoy confía más en el dinero billete que en el dinero virtual, y por ello normalmente retiran todo su sueldo de un cajero y hacen uso del mismo en efectivo; lograr que este tipo de clientes confíe en el dinero virtual y lo visualice como más seguro, ágil y de fácil uso es un desafío.
Como todo cambio cultural, éste va a ser lento, pero una vez que empiece a ocurrir seguramente sea importante e irreversible.
En el marco de los esfuerzos de inclusión financiera de gran parte de los países y organismos alrededor del mundo, y con más de mil millones de personas ingresando al mercado financiero formal en los próximos años, la industria debe proveer soluciones simples, amplias y globales para las demandantes necesidades de estos nuevos usuarios.

“Para ayudar a las instituciones financieras a lograr todo esto, hicimos Bankingly.”

Con todo esto en mente fue que construimos Bankingly.
Creemos firmemente que todos los usuarios (independientemente de su localización geográfica o posición económica) deben poder acceder a las mejores herramientas para interactuar con su dinero; y que todas las instituciones financieras (sin importar su tamaño o mercado) deben poder proveer las mejores soluciones a sus clientes.