El futuro de la banca digital

El futuro de la banca digital llegó para quedarse y el mundo financiero no es la excepción. Las nuevas tecnologías han revolucionado por completo a todas las áreas. Por su parte, los bancos y otras instituciones financieras lo materializan en el advenimiento de la Fintech.

La Fintech es una industria que combina la tecnología con el universo financiero, a fin de mejorar la experiencia de los clientes. Esta industria cambió para siempre la forma de percibir la experiencia de usuario y marcó un hito en el sistema bancario. La Fintech transformó la banca digital en una realidad.

Pareciera entonces que la Fintech viene a desafiar el status quo del sistema bancario tradicional, ofreciendo un servicio cada vez más cercano a sus clientes.

Los tiempos cambiaron y los bancos también. Atrás queda la desconfianza inicial frente a las empresas de tecnología que se dedican a prestar servicios financieros. Hoy, las Fintech son los principales aliados de los grandes bancos no solo para conquistar nuevos segmentos sino para ofrecer un servicio integral. Banca digtal 24/7.

Esta nueva modalidad bancaria es la mejor opción en estos tiempos, ya que garantiza flexibilidad y escalabilidad; combinadas dentro de un sistema intuitivo y fácil de manejar. 

La banca digital hace uso de su omnicanalidad para difundir información o nuevos servicios disponibles.

Dentro de la banca digital, tanto las empresas como las personas esperan realizar múltiples movimientos, en cualquier momento del día, a través de todas las plataformas tecnológicas.

¿Cómo será el banco del futuro?

El banco del futuro se encamina hacia una transformación total, ofreciendo una herramienta digital fácil de usar y al alcance de la mano, que opera como sucursal virtual disponible 24/7 para sus clientes.

En este nuevo camino, los bancos se encuentran en una constante búsqueda y optimización de sus canales digitales, para estar a la altura de los comportamientos y expectativas de clientes.

De esta forma, el uso de la banca digital se convierte en un indicador crucial a la hora de diagnosticar el comportamiento de los clientes como consumidores y así trazar una estrategia de marketing pensada para cada individuo.

Situación actual de la banca digital

Según la compañía Comscore, en Latinoamérica la banca digital viene ganando espacio a rápida velocidad. Tal es el caso de Brasil, donde 50% de los usuarios ya utilizan este servicio frecuentemente.

En México las cifras son casi igual de sorprendentes, 1 de cada 4 usuarios únicos de internet accede a la banca digital. Esto equivale a unos 16.3 millones de personas.

En tercer lugar en materia de evolución hacia la banca digital se encuentra Argentina, donde la cifra de usuarios activos se acerca al 30%.

Nuevas funcionalidades

Sin embargo, pese a que una buena parte de los usuarios se ha familiarizado con el uso de la banca digital, los desafíos para las instituciones financieras no cesan. 

Un claro ejemplo son los constantes updates en las aplicaciones de banca móvil. En el último tiempo han incorporado funcionalidades para el control de gastos y geolocalización de los mismos, creadas a partir de las necesidades de sus clientes.

Respecto a la seguridad y controles de acceso, los sistemas biométricos representan la última innovación. Atrás van a quedar los tokens y la necesidad de realizar login manual. Los grandes bancos ya están utilizando la huella digital como método de autenticación, mientras otros trabajan en el reconocimiento facial a través de una foto que habilite a los clientes a realizar transacciones sin depender de una contraseña.  

El desafío entonces se resume en ofrecer una banca ágil y transparente, que cumpla con los máximos estándares de seguridad. ¿El objetivo? Diseñar un banco digital como herramienta para facilitar la vida de los usuarios.